Blogueame otra vez

Hay varias razones por las que no blogueo más a menudo, pero la falta de ganas no es una de ellas. Y no, esta no es una de esas típicas entradas en las que uno pide perdón porque no está escribiendo mucho últimamente. De hecho creo que en los meses que van de año ya he escrito más artículos que en todo el tiempo anterior del blog.

Bueno, a lo que iba. El caso es que sí, está claro que no me sobra el tiempo para bloguear, pero no creo que sea el problema principal. Creo que en realidad muchos días podría sacar media horita o veinte minutos para escribir algo, pero me corto de escribir según qué. No por temática o pudor ni nada de eso, es que creo que tengo tendencia a ponerme muy serio cuando escribo y eso me hace desechar ideas. Desecho muchas veces escribir un post que sea muy corto o de un tema quizá más ligero o incluso un formato menos habitual.

Pero lo voy a cambiar. Bloguear me encanta, pero como en todo, para progresar hace falta práctica. Por eso he decidido que voy a trabajar más el músculo del blog. Voy a escribir más a menudo, a veces en formato corto. A veces poco serio y otras en la forma en que lo vengo haciendo. Estoy de hecho preparando un par de series de posts importantes, pero como en la vida, no es buena idea que los temas más profundos te priven de disfrutar la diversión.

Aumentaré la frecuencia y espero que no a costa de reducir la calidad, sea cual sea la que tiene el blog ahora. Espero no convertirme en pesado ni que la cantidad me haga generar peor contenido, no es esa mi idea, sino entrenarme y disfrutar. Quizá pequeñas reflexiones al final del día, quizá relatos cortos, alguna foto con una frase. No lo sé, la verdad. Tengo muchas ideas pero quiero irlas probando y a ver cuales disfruto y cuales se leen.

Pero vamos, se aceptan sugerencias, críticas y opiniones.

Charla sobre Git en la UIB

Esta semana en la UIB se organiza un Campus de verano de innovación tecnológica para un grupo de alumnos de 3º y 4º de Ingeniería informática. La idea es que durante una semana profesionales en activo de tres empresas punteras de Parc Bit vayamos a impartir formación sobre varias tecnologías que utilizamos en el día a día de nuestro trabajo como desarrolladores pero que no se suelen tratar en la Universidad.

A mi, como desarrollador Frontend en Habitissimo me ofrecieron dar una de las charlas y con lo que me gusta dar formación, tardé poco en decir que sí. No lo voy a negar, me daba un poco de vergüenza al ir dirigido a alumnos de la Universidad y sabido mi habitual complejo por no ser desarrollador “de carrera”. Pero lo cierto es que lo hablé con alguno de mis compañeros y me animaron a que lo hiciese. El tema sobre el que he impartido la formación es Git, un sistema de control de versiones dsitribuido.

Cuando uno tiene que dar una charla técnica, a veces para mi la duda es qué código utilizar para manejar en la charla. En este caso hice algo que me parecía divertido. El código de las propias diapositivas de la presentación es el que le he dado a los estudiantes para clonar, cambiar, estudiar los commits y ramas … etc.

La presentación está creada con RevealJS y se puede ver en esta url . El código es libre y se puede clonar desde este repositorio de Github.

Abundancia y Comunidad. Lecturas muy recomendables

Cuando una comunidad se decide a recopilar y publicar conclusiones de más de una década de estudios, reflexiones y vivencias no es un momento cualquiera en el camino de esa comunidad. Sin duda implica un grado de madurez importante y permite crear un punto de apoyo para seguir creciendo.

Y si esa comunidad decide hacerlo sobre dos temas vitales en su desarrollo durante todos estos años, todos estamos de enhorabuena.

En el caso de mis amigos de Las Indias, esta semana han publicado libro por partida doble: El libro de la Abundancia y el Libro de la Comunidad. Ambos cosidos a partir de textos que recogen mucho trabajo realizado en su blog pero discutido, madurado y ampliado a través de muchas conversaciones.

Como siempre en Las Indias, los libros han sido devueltos al dominio público y pueden descargarse de manera gratuita en su página web.

Abundancia.

El libro de la Abundancia es muchas cosas, porque es el producto de años de reflexión sobre un tema que mueve profundamente a los indianos: La abundancia. No la opulencia o la riqueza, la abundancia. Para entender explícitamente de que trata el concepto y la ruta hacia él, nada mejor que estudiar El libro de la Abundanciaconcienzudamente los textos del libro.

En ellos encontraremos un recorrido histórico desde los primeros ejemplos históricos del ideal de abundancia como estado de la humanidad hasta la situación actual dentro de la realidad económica, pasando por las necesidades y tendencias para seguir avanzando en esa dirección. Nos veremos sumergidos en el estudio de un modelo económico cuidadosamente elaborado, pero también ante un plan de acción.

Los autores nos hablan en El libro de la Abundancia de la ética relacionada con el camino hacia la abundancia, algo que mueve profundamente a esta comunidad pero también sobre conceptos como la influencia de las redes o la aparición del software libre como posibilitadores del modo de producción P2P.

En definitiva no estamos solo ante un puro material teórico sobre lo que podría ser o lo que se quiere soñar, sino ante un estudio exhaustivo del qué, el cómo el cuando y el porqué del camino hacia eso que llamamos abundancia.

Comunidad

El libro de la Comunidad tiene un tono muy distinto. Es un manual de la vida en comunidad. Basado en la experiencia de una comunidad igualitaria, pero contenedor de lecciones aplicables a muchas comunidades en mayor o menor medida y en distintos aspectos de lo que determina de manera decisiva lo que es la vida dentro de una comunidad.

El libro de la ComunidadPero quien se decida a leerlo no debe esperar un manual que se estrucure al estilo de un recetario replicable paso a paso porque los indianos serán los primeros en decirle seguramente que eso jamás podría funcionar. Por el contrario, aunque dividido en secciones que hablan sobre aspectos muy concretos de lo que representa la vida del grupo y los miembros de una comunidad. Se trata de un texto vivo, sembrado de experiencias personales y lecciones aprendidas y las reflexiones que estas han provocado.

Un texto muy significativo para Las Indias, porque supone además en cierto modo perder el miedo a dar un importante paso al frente, reinvindicarse como la comunidad que son y mostrar abiertamente su modo de vida como comunidad de bienes, aprendizaje, producción y ahorro.

Sus conclusiones, lecciones y reflexiones se basan en su propia vivencia, pero se asientan también sobre un estudio y exposición del desarrollo del concepto de comunidad y sus manifestaciones a lo largo de la historia.

Lectura y estudio

Si bien no es imprescindible, te recomiendo la lectura de ambos libros. El libro de la Comunidad se entiende mucho mejor tras la lectura de El libro de la Abundancia, puesto que lo vivido en uno, es consecuencia de lo planteado en el otro.

Te recomiendo además estar preparado para subrayar y tomar notas porque seguro que vas a querer volver atrás en algunos capítulos. La lectura de los planteamientos no creo que te deje indiferente.

Tecnología también es un abrelatas. ¿De qué tienes miedo?

Venía escuchando la radio en el coche esta mañana y como ya me ha pasado muchas veces, oigo a comentaristas y periodistas soltar perlas como que “la tecnología ha deshumanizado bastante a la sociedad” o “ahora la gente está más aislada por culpa de la tecnología”. Comentarios mucho más habituales de lo que sería deseable y que si no fuesen trágicos serían cómicos.

Señores mios, no. La tecnología no deshumaniza eso es algo que solo puede lograr el mismo ser humano. Tecnología también es el coche en el que usted viaja, la técnica que hace posible que yo ahora le oiga desde mi coche a través de la rádio o el abrelatas que tiene en su cocina. Así que, ¿por qué no vamos realmente a la raíz del asunto, queridos comentaristas?¿De qué tenéis miedo?.

Que me quede como estoy

Esta gente parece instalada en la creencia de que “cualquier tiempo pasado fue mejor” y lo que es peor, descargan sobre lo que son meros aparatos y avances científicos la responsabilidad de su propio comportamiento y el de sus demás congéneres. Eso es como decir que la existencia de medios de transporte motorizados tiene la culpa de que tu estés gordo. No, la culpa la tienes tu que coges el coche hasta para comprar el pan y no haces ejercicio ¿no?.

La tecnología no te arruinó como ser humano

Pues de la misma manera esto que te empeñas en llamar “nuevas tecnologías” no tienen la culpa de que tu ya no quedes con tus amigos para hablar o no les llames por teléfono. La culpa de que tu hijo no te hable en la mesa y esté mirando el movil o de que tu se lo estés haciendo a él, en ningún caso es del movil. Si tu pareja no habla contigo en el salón después de cenar o si la gente no va a comprar a tu tienda no es “culpa de internet”.

Internet, dispositivos como los móviles, el email y demás no son si no herramientas. Avances tecnológicos increíblemente prácticos si se utilizan para servirnos a nosotros como individuos y como sociedad. El problema es nuestro, que como sociedad nos hemos quedado admirados como si estuviesemos ante la creación de un dios llegada directamente de terrenos sagrados que viene a sustituir nuestras vidas.

Asume responsabilidades

Los medios de comunicación, hablemos claro, son en gran medida responsables de la extraña mezcla de tecnofobia y adoración de la tecnología que parece imperar en esta sociedad que se pudre. Tanto por la manera en que esos avances son expuestos al público como por la forma en la que se promocionan sus posibilidades como si fuesen poco menos que “magia negra”. Señores y señoras, un secreto que deben contarle a todos sus amigos: no es magia negra, es ciencia. Igual que la que hace posibles sus medicinas, esos medios de comunicación que tanto parecen alucinar con las cosas, que sepamos que nuestro planeta no es plano o que permite poner aviones en el aire.

Es nuestra responsabilidad usar los avances tecnológicos de manera que nos sirvan y no nos esclavicen. Y eso no se soluciona con una actitud de vuelta al pasado en una especie de decrecionismo tecnológico ni dejando que la descomposición social siga su curso. Solo entendiendo las cosas y es algo que está al alcance de todo el mundo, podemos ser dueños de nuestro propio devenir. Entender el mundo que se muestra ante nosotros es una responsabilidad que debemos asumir. Si tu o tu comunidad no lo hacéis, no te engañes, quizá sientes que la tecnología te domina, pero lo cierto es que con esa actitud cualquiera podría dominarte.

Tras leer El hombre que desafió a Babel

Esta semana terminé de leer “El hombre que desafió a Babel” y la verdad, tengo sentimientos encontrados. No sobre el Esperanto, sino sobre el libro y la manera en que presenta la figura de Zamenhof.

Para poner en contexto a quien no tenga ni idea de qué hablo, “El hombre que desafió a Babel” es entre otras cosas una biografía del doctor L. Zamenhof, creador del Esperanto. Y digo entre otras cosas porque el libro aprovecha para contar la historia del desarrollo del Esperanto desde su nacimiento, con la vida de Zamenhof como hilo conductor principal.

La obra me interesa, por supuesto, puesto que como esperantista me parece importante conocer el origen y contexto tanto de la creación de la lengua como de su autor. Y sin embargo siento que el libro pasa, en mi opinión, de manera demasiado soslayada por temas de base que parece que debieron ser básicos para entender la creación del Esperanto y la figura de Zamenhof.

Es cierto que en el libro se habla de la idea del homaranismo y de la importancia de esta idea para el doctor, pero creo que se da a entender que si bien Zamenhof tenía ganas de dar a conocer su idea sobre una manera de organizar una sociedad basada en criterios ajenos a la religión o el pais de origen y basados más en la ética y en la mera pertenencia a la raza humana, era para él prioritaria la idea del Esperanto y trataba de no perjudicarlo expresando sus propias creencias. Sin embargo, hay otros escritos y opiniones, además de lo que se destila de la propia esencia del Homaranismo, que afirman que el propio Zamenhof no entendía la una sin la otra y la idea del Esperanto era originalmente una herramienta para lograr alcanzar ese ideal homaranista. Independientemente esto de la auténtica genialidad que llegó a conseguir con la creación de esta lengua.

Sin embargo como comento, creo que se hace poco hincapié o incluso no se cuenta de esta manera en cómo y porqué de las ideas del Homaranismo y la creación del Esperanto como herramienta del mismo y no de la creación de dos proyectos complementarios nacidos de la moral y la mente de la misma persona.

Proyecto este de su lengua sintética que finalmente trascendió más allá de su propia idea y fue y es adoptado en ambientes muy diferentes a los que originalmente imaginó.

En cualquier caso y a pesar de este retrato de Zamenhof en algunos fragmentos demasiado idealizado en la idea de la unión de todos los pueblos a través de la lengua, recomiendo la lectura de la obra porque además de un repaso de su biografía, como digo proporciona también un recorrido muy interesante por el desarrollo y extensión del Esperanto duranto los años de vida de su autor.

Sería interesante saber la percepción de algunos de mis amigos, especialmente esperantistas que haya leido el libro, sobre cómo perciben ellos la manera en que se aborda la figura del Doctor Esperanto en esta biografía.