5 cosas que no necesitas para ser feliz

O cómo eliminar chorradas superfluas para ser más feliz

Una de mis palabras de este año es minimalismo. Y el minimalismo no va exclusivamente de tener menos. Se trata de eliminar más bien todo lo que sobra y quedarte únicamente con lo que te aporte verdadero valor.

En el empeño de caminar en esa dirección, comparto cinco pequeñas reflexiones relacionadas con algunas cosas que estoy cambiando en mi propia vida y creo que pueden ser útiles.

1.- El último modelo
Parece evidente que no necesitas tener siempre la última tecnología, pero a veces no lo es tanto. Cuidado porque es fácil caer en el juego de cambiar de móvil cuando el tuyo aún funciona muy bien, otro portátil porque ha salido otro más fino,  un reloj inteligente porque ahora incorpora más funcionalidades.

Cuidado con la obsolescencia programada, pero sobre todo ojo con la necesidad creada de estar siempre siguiendo un objetivo que no para de moverse. Una pista: es inalcanzable.

En lugar de esto, empieza a recuperar la costumbre de reparar en lugar de cambiar. Piensa el grado de mejora real que supondría la compra de lo nuevo. No compres nada de este tipo el mismo día que se te antoje, deja pasar al menos dos semanas, analiza el tema cada día y observa si se aplacan las ganas. Probablemente si.

2.- Quejarte

Si se analiza, es alucinante la cantidad de tiempo de nuestra vida que pasamos quejándonos, despotricando, criticando sin aportar soluciones prácticas, etc. Estoy valorando seguir el reto de 21 sin quejarse, porque he observado de manera consciente que cuando uno tiene cuidado de no actuar así, mejora su ánimo, actitud y resultados.

3.- Comer cualquier cosa Empecé en Enero a recuperar la dieta Paleo y además de perder ya cuatro de los más o menos ocho que me sobraban, he notado una mejora alucinante en mis energías y en mi estado de ánimo.

Solemos oír frases como que “somos lo que comemos”, pero cuando uno se decide a ponerlas en práctica y llevarlas al día de manera sincera y consecuente, es cuando obtiene los verdaderos resultados.

Por mi parte se han reducido los días de “desánimo injustificado” que llegan sin avisar y sin motivo aparente, he perdido peso como decía, he mejorado un poco mis maltrechos ritmos de sueño, me siento con más energía y he comenzado a entrenar de nuevo.

4.- Tener mucha ropa

En el pasado ya he intentado reducir drásticamente el volumen de mi armario, pero es ahora cuando realmente lo estoy consiguiendo. La idea no es sólo tener menos por tener menos, sino simplificar.

Mi objetivo, al que creo que llegaré hacia el próximo invierno es la de llegar a tener un armario realmente minimalista. E idealmente, llegar al punto de encontrar un uniforme.

Por ahora tengo una serie de camisetas prácticamente iguales que puedo escoger de manera aleatoria sin pensar en cual de ellas ponerme y me funciona bien.

Además he pasado por ahora todo el invierno usando un solo abrigo de buena calidad y que más o menos combina con todo lo que tengo.

Muchas de mis camisetas las estoy regalando a amigos y compañeros y otra ropa o zapatillas las voy donando.

5.- Escuchar todas las críticas

Ni de coña, no lo hagas. Ni se te pase por la cabeza. No es vanidad ni un enfoque de superioridad. El tema es que estamos, y más con las redes sociales echando humo, en la época del trolleo, la crítica fácil, el escritor de gatillo rápido.

Elabora un plan de cómo quieres vivir tu vida.Escucha a amigos y familia. Agradece los consejos solicitados. Pero comprende también que al final tu eres el único director de tu banda.

Es posible que nadie entienda porqué para tí son tan importantes los puntos anteriores de la lista, pero sigue con ellos.Cuando tengas claro dentro que lo que haces es bueno o es importante, mira hacia adelante y sigue con el plan. Planifica, practica mucho, repasa, corrige y vuelta a empezar. Sé ejemplo de lo que crees y lo que quieres. Algunos llegarán a entenderlo, otros no, pero en realidad no es tan importante.

Se trata de que te haga feliz.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.