A bloqueo por día

Respuesta a una newsletter de Eduardo Arcos

La semana pasada, en la newsletter que envía los domingos, Eduardo comentaba que le cuesta cada vez más escribir. Me resultó curioso porque a mi, sin ser profesional de la materia, me pasa algo bastante parecido.

Él hablaba por ejemplo de la dificultad para encontrar su voz escrita y esto es algo que me suena. En el pasado ya he comentado que me cuesta centrar temas para el blog. Cierto que es un blog personal, pero a veces tengo la sensación de que es demasiado caótico. Que lo mismo escribo sobre una cuestión puramente técnica de desarrollo web, como opino más ampliamente sobre tecnología, budismo, crítica social o posibles mejoras para enfocarse en el minimalismo. Mi conclusión suele terminar siendo que esto es un blog personal y no tiene que tener un enfoque concreto, pero lo cierto es que es una pesadilla recurrente que vuelve a mí cada cierto tiempo. ¿Me seguirá leyendo la gente con una temática tan variada?. ¿Sería mejor dividir contenidos en un par de blogs?. ¿Debería tratar los temas concretos como colaboración en algún medio?…

Tema aparte es la cuestión del tiempo. En el caso de Eduardo, habla de la complicación de escribir en medio de una oficina ajetreada. En el mio, que no dirijo un medio ni escribo en mi trabajo, la complicación viene de la escasez de tiempo libre que suele llegar solo al final del día, cuando he acostado a los niños y la única forma de dar rienda suelta a esta pasión sería robarle horas al sueño. Algo que por cierto no hago porque ya me ha pasado factura en el pasado.

El miedo a ser juzgado, por suerte ya no lo siento. Y de hecho, darme a mí mismo permiso para escribir de cualquier cosa, desde cómo salí de una depresión hasta mi faceta como practicante de budismo zen, me han ayudado mucho a nivel personal para vencer la vergüenza. Hoy en día ser totalmente sincero es raro, pero sigue siendo liberador.

Quizá no tan radical, Eduardo, pero te recomendaría un ejercicio que a mí me ayudó a tener que buscar donde fuese dentro de mí para sacar algo que escribir es el de publicar sí o sí cada día durante un mes. Cinco post a la semana, en realidad. Sin dar permiso a excusas, pero si normas en cuanto al formato, la extensión ni la temática. Algo que supongo que ya has experimentado en el trabajo, pero esta vez con un enfoque mucho más duro pero enriquecedor: el de hacerlo desde el plano personal.

En definitiva parece que esto del bloqueo y las dificultades para publicar, es algo que nos pasa a muchos. Yo voy casi a bloqueo por día o bloqueo por post, para ser exactos. Pero ahí sigo, al pie del cañón. Con un número de lectores humilde y sin calendario fijo, pero escribiendo siempre desde las tripas y con todas mis esperanzas.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.