A dar caña al esperanto. La monato

Después del experimento de bloguear a saco durante un mes, he pensado que voy a dar continuidad a este formato de pasar un mes creando un hábito o dando caña a cosas que me apetece aprender o experimentar. Y en este caso voy a darle duro a algo que he empezado en varias ocasiones pero para lo que nunca saco tiempo suficiente, aprender Esperanto.

No quiero dedicar este post a las muchas razones por las que lo quiero aprender. Haré eso en otro post durante el mes. Sólo explico qué y cómo lo voy a hacer. Actualizaré el post si hago cámbios o añadidos a la metodología.

Que conste que no se trata de un experimento para ver cuanto puede aprender una persona en un mes. Tampoco soy tan ingenuo de pensar que lo voy a dominar en un mes. Y tampoco parto de cero, por tanto no trato de demostrar a dónde se puede llegar en un més aprendiendo Esperanto. Nada de eso. Simple y llánamente quiero ver, desde donde estoy, a dónde puedo llegar dedicando un mes a profundizar en el estudio y la práctica de manera constante.

Plazos y método

El plazo, como la otra vez serán cuatro semanas. Empezando el próximo domingo día 27 de septiembre. En este caso, reduzco el tiempo mínimo diario porque los post me comían bastante más tiempo, así que subo un día. Estudiaré seis días a la semana un mínimo de media hora diaria. No es mucho, lo sé, insisto en que no trato de demostrar nada. Media hora es el mínimo, los días que pueda le daré más tiempo. No son tiempos muy grandes pero creo que con constancia y buenos materiales pueden dar buenos resultados.

Respecto a los materiales, voy a utilizar el libro “¿Habla usted Esperanto?” de Jorge Hesse. El libro es un poco antíguo, así que la versión que enlazo es la que hay en el servidor de Las indias. Esta tiene términos y expresiones actualizadas a la época actual y un planteamiento más igualitario.  Esto a nivel de manual. Para aclarar dudas de usos habituales, el prontuario de Esperanto de Las indias.

Para llevar en el móvil y practicar en el portátil, usaré Duolingo, que tiene un método de Esperanto muy interesante y la metodología de Duolingo me gusta mucho. La desventaja es que está pensado para aprender desde el inglés, pero me sirve.

Como práctica propia, retomaré el hecho de escribir algunos post en Esperanto en la parte que ya tengo montada en el blog y leer material variado que no sea de aprendizaje como posts, entrevistas y demás que encuentre online y que estén escritos en Esperanto. También algún queet cada día y quizá algún tweet, eso ya no lo sé.

Evidentemente, también un diccionario. En web usaré el de la Asociación Española de Esperanto. Y en movil tengo un par descargados que no me acaban de convencer pero para un apaño me valen.

Ayer hablando con David, de Las indias, me dijo que es posible que también me echen una mano más adelante entre Manuel y él con alguna video conferencia, lo que sería fantástico. Pero por ahora mientras podemos hacer eso, tiraré con estos materiales.

Iré contando la aventura y actualizaré si modifico metodología. Sobre todo repetir y practicar, que como ya me dijo en su día Manuel, son el secreto.

Nota:
Gracias David por los consejos sobre tiempos y materiales.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.