El sueño inacabado que lo cambió todo: Dune de Jodorowsky

EN 1975 Alejandro Jodorowsky, que ya había rodado El Topo y La montaña sagrada, se lanzó a la locura de crear una película con la que quería abrir las mentes de toda una generación. La obra elegida fue una adaptación de Dune, la novela de Frank Herbert. Pero según sus propias palabras, no quería crear una película sino “Un profeta”.

Un proyecto muy ambicioso pero que sin llegar a ser culminado logró reunir a figuras como Dalí, Orson Wells, el dibujante Moebius o el increíble H.R. Giger bajo el paraguas del gran sueño de Jodorowsky.

Cada escena de la película, cada diseño, cada idea fue dibujada a conciencia, pensada, diseñada y planificada. Sin haber sido terminado es probablemente uno de los más grandes proyectos de la historia del cine. Un proyecto que sin llegar a rodarse lo cambió todo.

Muchos de los que colaboraron en el proyecto terminaron siendo grandes creadores para otras películas o formas de arte como Moebius o Giger ( diseñador posteriormente de Alien). Lo que ellos crearon generó influencias que pueden verse en muchas obras posteriores de ciencia ficción. No sabemos si finalmente hubiese llegado a ser posible culminar un rodaje que requería efectos más complicados que Star Wars varios años antes, pero si sabemos que incluso inacabada, el Dune de Jodorwsky sentó las bases de mucho arte y abrió las mentes, al menos, de mucha gente implicada en el proyecto.

El documental Jodorowsky’s Dune, muy recomendable, cuenta siguiendo el testimonio de quienes lo vivieron la historia de este gran proyecto que no sólo pudo ser sino que de muchas formas … es y ha sido.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.