Elegir una tecnología móvil ¿condicionará tu vida?.

La tendencia de este año en tecnología parece que se decanta hacia lo que se llama el internet de la cosas, pero más concretamente a la conocida como Wearable Technology . Un paso más a la incorporación de la tecnología en el día a día de lo que hacemos. Vivir unidos por completo a los aparatos que utilizamos.

Tejidos inteligentes, gafas como las famosas Google Glass, pulseras que miden nuestro ritmo, sueño o recorrido. Aún hay más, relojes que se conectan a nuestro teléfono, anillos y todo tipo de elementos que amplían nuestra experiencia de la realidad diaria, fusionándola por completo con nuestra vida digital.

Pero la cosa no se queda en los elementos que llevaremos encima y de los que quiero hablar en algunas entradas más. Estamos viendo estos días la propuesta de integrar también Android en los coches y seguramente veremos aún más cosas como interactuar directamente con elementos del mobiliario urbano o modificación de entornos de trabajo o de ocio a través de señales de nuestros dispositivos. A lo mejor zapatillas que utilizan iOS o quién sabe qué.

Así pues, quizá no nos demos cuenta, pero el día en que comenzamos a convertirnos en cyborgs pasó hace tiempo. Quizá no tenemos el aspecto imaginado por novelistas y cineastas pero lo somos. Estamos permanente conectados. Vivimos cada vez más en comunión con elementos tecnológicos que estamos incorporando ya con una facilidad pasmosa.

Creo que pasará tiempo antes de que el usuario no Geek vaya por ahí conectado a muchos aparatos, pero por algo se empieza. Ya no es extraño ver a gente corriendo con un Fitbit en la muñeca o con algún tipo de gadget que mida todo lo relacionado con su rutina de ejercicio.

Llegó la era en la que nuestro teléfono es un ordenador central, una especie de matriz de todos nuestros aparatos y actividades tecnológicas. Es posible que llegue el día en que casi no interactuemos con el directamente y sea una mera herramienta de intercomunicación entre dispositivos. El corazón de nuestra parte digital.

Ahora bien, según la tendencia, estos aparatos suelen conectarse a través de una aplicación propia, instalada en el teléfono, que gestiona el envió de señal, los periodos de actualización, datos a recoger, aplicaciones con las que se puede interactuar, etc.

El problema es que si las plataformas como Android o iOS no abren la mano ( y no creo que lo vayan a hacer ) llegará también el momento en que elegir teléfono implicará elegir también con que interactuar. En principio son los más extendidos, pero no es tan extraño ver aplicaciones o dispositivos que, si bien se conectan por Bluetooth solo tiene aplicación disponible para uno de los dos sistemas o tienen ciertos problemas de compatibilidad. Cuando el negocio se amplíe … ¿es posible que nos encontremos con que si compraste tal o cual teléfono no te vale ese coche?. ¿Tu terminal determinará con qué pulsera puedes correr?. ¿No podrás usar esas gafas porque no interactúan con tu sistema?.

Si eso ocurre, estaremos ante un momento en el que habrá dos auténticos bandos, vivir la vida con el estilo del sistema de teléfono elegido. Toda tu vida digital, incluso más que ahora, podría quedar atada a los designios de una empresa privada que decide sobre tu coche, tu reloj, tu casco, tu nevera y quién sabe con cuantas cosas más.

¿Qué pasará con otros sistemas más abiertos como Tizen, FirefoxOS o los que estén por llegar?.

En mi opinión, la solución no es tan complicada. Se acerca más a lo que Mozilla ha propuesto con el sistema de FirefoxOS. Los fabricantes podrían desarrollar sus aparatos, de hecho incluso podrían desarrollarlos en el sistema que quieran, pero la interacción no, señores fabricantes. Usted cree un coche o un skateboard que corra el sistema operativo que encuentre más adecuado, pero la interacción de los gadgets debería ser algo abierto. Algo similar a la propuesta de las Web Apis de Mozilla. O por qué no, estas mismas. Si hablamos del internet de las cosas, hablamos de esto mismo, de elementos conectados a internet. ¿Por qué no usar todos un lenguaje común, unas APIs estándar y que gane el que tenga el mejor producto?

Imagen: Creative Commons http://flic.kr/p/8esbX

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.