Viviendo la experiencia Mozilla Hispano Work Week 2014

Hoy hace una semana que volví de Madrid después de tres días intensos trabajando en comunidad con otros colaboradores y miembros de Mozilla Hispano. La cita, el Mozilla Hispano Work Week 2014. Es momento ahora de la puesta en práctica de lo aprendido, de lo trabajado y lo compartido. Pero esto es una segunda etapa, hablemos un poco de la primera.

Hace unas semanas recibí un mail con mucha ilusión. Era la invitación a participar en el Work Week. ¿Qué es el Mozilla Hispano Work Week?. Al recibir el mail yo solo tenía una ligera idea, basada en realidad en lo que me habían contado. Si, lo sé, trabajo en comunidad, discutir propuestas, conocer compañeros en persona..¿Pero que significa en realidad todo eso?.

Solo puedo explicar lo que ha sido para mi, lo que ha significado a través de mi experiencia. Supongo que el Work Week significa en realidad algo diferente para cada uno de los que estuvimos allí, incluso otra cosa para cada uno de los que no estuvieron. Por encima de eso, o mejor junto a ello, lo que hemos hecho juntos y lo que significa para los objetivos comunes.

Café Aeropuerto La cita para mi arranca con vuelo hasta Madrid desde Palma, experiencia compartida por muchos, algunos viajando no una hora y media como yo, sino treinta horas para atravesar su país y llegar hasta el aeropuerto desde el que van a partir hacia España.

Es curioso ¿verdad?, siento que muchas experiencias que han sido importantes para mí han comenzado con un viaje. Como si fuese parte del ritual que te prepara para algo y te encamina hacia la nueva situación.

El jueves nos citamos en el Hotel para comenzar las jornadas de trabajo, pero me gusta el previo de los eventos, se aprende mucho. En este caso el previo es tomar un café con el amigo Berni en un bar de la Plaza de Santo Domingo. Desayunamos tranquilos, nos ponemos al día y hablamos un poco de nuestras ideas. Compartimos expectativas sobre el Work Week y caminamos escasos cinco minutos al lugar de la cita.

Van llegando los Mozillians, algunos bajan de sus habitaciones, otros vienen en Metro o caminando. Muy interesante observar cómo todo se va colocando, la gente se va distribuyendo y ya, en los primeros minutos se respira el aroma de trabajo. Todo está listo, la gente está dispuesta…arrancamos.

Berni acreditaciones

Se presenta el programa de los tres días y parece que va a ser intenso, pero al principio reconozco que tengo mis dudas de que eso vaya a funcionar. ¿Por qué?. Bueno, juntar a tanta gente en grupos pequeños en periodos relativamente cortos para ponerse de acuerdo en cosas a mejorar… suena bonito ¿no?. ¿Pero es realmente posible?. ¿Seguro que no vamos a terminar divagando y con solo un par de puntos?.

Pues resulta que no. Fue sorprendentemente productivo. Lo más sorprendente es que uno no necesita estar observando un área en la que esté trabajando activamente. Me alucinó lo que cada uno puede aportar a un campo en el que cree que no está en su ambiente. La fresca visión del que lo ve desde otro punto de vista. Un poco de “Mente Zen, mente de principiante”.

A largo de los tres días se suceden diferentes periodos como estos. Otros para sacar conclusiones, proponer soluciones después de haber identificado problemas. Se nos invita de hecho a trabajar de manera que podamos fijar tareas concretas, propuestas que se puedan medir y fijar en el tiempo. Y lo creas o no, más de cien tareas concretas de mejora, innovación y colaboración se han visto plasmadas en planes de trabajo.

Creo que quizá lo que sorprende es que gente tan diferente, con tantas diferencias pueda llegar a un nivel tan alto de trabajo haciendo foco en todo lo que nos une. Apoyados en todo lo que creemos, en lo que significa nuestro código… Es de agradecer poder trabajar en una comunidad donde ser idealista no es un defecto sino condición necesaria para conseguir lo que nos han dicho que es imposible.

En lo personal me llevo una experiencia impagable de poner cara y presencia a personas a las que hasta ahora conocía solo por email o con suerte por voz. No a todos, claro. A algunos si los conocía, y la mayoría de ellos se conocían entre si. No están todos los que son, se echa de menos a mucha gente, pero a medida que los tres días van pasando me convenzo de que si son todos los que están.

Charla Mozilla Hispano

Creo y sobre todo espero, que nunca va a dejar de alucinarme la emoción de trabajar directamente con personas. Aprender, enseñar y compartir. En el Work Week he tenido ocasión de sorprenderme con gente con la que no pensaba que tendría una conexión fuerte y con los que podría tener conversaciones tan interesantes, productivas, humanas, simpáticas… Algunas trabajando, otras tomando una cerveza en el tiempo libre, sentados con un café en un hall del hotel o discutiendo propuestas en público.

Hemos tenido tiempo de conversar, cenar juntos, pasear por Madrid, trabajar mucho y vivir todo de manera intensa. Me siento un auténtico privilegiado por haber sido invitado a formar parte del grupo que allí se reunió. No puedo menos que dar las gracias a todos y cada uno de ellos.

Desde el equipo que ha hecho un trabajo alucinante de organización, viajes, planificación, etc, hasta cada una de las personas con las que en una otra u otra sesión he tenido el placer brutal de poder colaborar. Aire fresco redescubrir lo que la gente se implica por algo en lo que cree. Para todos, no para sí, porque lo sueña y va a luchar por ello, cada uno colaborador ha pasado tres días trabajando a fondo. Solo una etapa, por supuesto, el trabajo de los Mozillians es algo de guerrilla, del día a día. Pero una etapa para la que muchos han sacrificado sus vacaciones, viajado durante horas y sobre todo…invertido esfuerzo, creatividad y voluntad a raudales.

Me guardo muchas experiencias para lo personal, algunas otras para otros artículos por ser quizá demasiado concretas, pero sin duda salgo reforzado de la experiencia. El clima, la gente y el trabajo del grupo me hacen terminar inspirado, con grandes planes y algunas claras ideas de a qué dedicar mis esfuerzos.

Ahora toca esa segunda etapa, volver al día a día del trabajo que hacemos. Es el momento de actualizar todas esas tareas y llevar a la práctica el espíritu de lo que une a este grupo de voluntarios. Tenemos ideas, pero sobre todo ideales, por eso trabajamos con un objetivo. Hacemos muchas cosas, pero soñamos con muchas más, por eso aunque algo nos salga mal, nada puede pararnos.

Gracias amigos y compañeros. Gracias Mozilla Hispano por la experiencia de este Work Week.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.