La motivación que se muerde la cola

La motivación es un pez que se muerde la cola.

Uno encuentra un proyecto, una idea o un propósito que le hacen ponerse en marcha, sacar fuerzas y empezar a pensar de otra manera para que salgan adelante. Para ir más allá. A veces es la idea o la circunstancia la que le encuentra a uno, pero lleva al mismo sitio.

La motivación es un estado y se contagia. Se contagia a otros ámbitos de la vida y al inundar la vida de uno puede y suele contagiarse a otras personas.

Ese estado, al expandirse, te hace ser capaz de crecer también y estar alerta en otras facetas distintas al lugar donde empezó. Por eso para mantenerla viva es importante darle de comer. No se trata de grandes hazañas que produzcan empacho, sino de pequeños alimentos día a día. Como quien quiere mantener viva una criatura, se le debe alimentar un poco cada día. Pequeñas acciones que al producir resultados vuelven a generar motivación.

A cambio la motivación te devuelve un poco más de ella misma repartida en momentos y circunstancias que posiblemente no esperas.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.