Porqué me quedo con Wordpress aunque no es perfecto

WordPress no es perfecto. Se usa para muchas cosas pero está muy lejos de ser perfecto.

En varias ocasiones he expresado por Twitter mi curiosidad por probar otros sistemas de Blogging. Incluso he llegado a hacer pruebas con algunos de generación de páginas estáticas como Octopress o Jekyll.

Por otra parte, últimamente estoy escribiendo mucho código en Python y me apetecía hacer pruebas con algún sistema basado en Python como Mezzanie. Soy de naturaleza curiosa, no lo puedo evitar. Quien me conoce lo sabe.

Mi idea más extrema era crearme un sistema sencillo de Bloggin basado en Flask y MongoDB, pero lo he descartado por ahora. ¿Por qué?. Cuestiones prácticas.

Para 2014 hay algunas cosas en las que quiero poner mucha energía y varias tiene que ver con el blog. Ninguna de ellas es nueva, pero restaré tiempo de otras actividades para darle duro. Principalmente hablo de mi labor en Mozilla Hispano, promoción y difusión del Software Libre y mi faceta como Blogger. Son cosas que vengo haciendo hace tiempo y que se extienden de varias maneras como mi labor de docente o todo lo relacionado con #linuxIO, pero para este año quiero que todo esto, de una manera u otra pase por el Blog.

¿Y qué tiene que ver todo esto con WordPress?. Sencillo, WordPress no me gusta en muchos aspectos, pero es perfecto en otros para darme todo lo que necesito para poder llevar a cabo mi propósito con fluidez.

WordPress es una plataforma a la que no le podemos negar que está muy madura. La cantidad de plugins y ayudas que existen es alucinante. Esto hace posible poder simplemente ingresar con mi cuenta y ponerme a escribir.

No es perfecto, lo digo de nuevo, no me gusta la manera en que se tiene que manejar el código cuando se crean plantillas, mezcla de lógica y presentación y un patrón arquitectónico como mínimo dudoso. Pero sin embargo tiene algo genial. Se trata de un software con licencia GPL, lo que me dá esperanzas de que seguro irá mejorando con las aportaciones de la comunidad.

Otra cosa que me preocupa es la seguridad. WordPress es una solución tan amplia y extendida que la información sobre sus fallos de seguridad corre como la pólvora versión tras versión. Pero sin embargo es también amplia la ayuda de la comunidad y teniendo conocimientos técnicos no es dificil tener una instalación bastante segura.

Pero como digo, este va a ser el año de volcarme en otras cosas, así que al menos por los siguientes 365 días voy a aprovecharme de todo lo bueno que sí tiene. Que es mucho y muy bueno.

Para cumplir mis objetivos se impone el requisisto de ser práctico y dedicar el tiempo y el esfuerzo a las tareas que me he marcado. Quiza, como ejercicio, si elabore algún plugin para WordPress o prepare algún tema personalizado para el blog. Pero solo si todo ello cumple con los esquemas de poder servir también de tutorial, ejercicio para clase o promoción de alguna herramienta. Si no, quedará en el tintero para el siguiente.

Nada es perfecto. Mi plan para el próximo año no lo es. WordPress tampoco. Pero lo valiente es el paso adelante. Y eso WordPress lleva tiempo hacíendolo bien.

WordPress no es perfecto pero como mi plan, a mi me sirve, así que me lo quedo

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.