echo "¡Hola mundo!"

Es verdad, no es TUX, pero es lo que mi hijo tiene en casa

Este que lees es el primer artículo, o como diríamos en programación, el artículo 0 de El Karma del Teclado.

Punto de partida de una aventura que llevaba demasiado tiempo necesitando, pero evitando también.

Hace ahora un año, una persona a la que quiero y admiro y creo que me conoce muy bien me dijo: “Pablo, sería interesante que escribieses algo, que compartas con los demás lo que quieres decir”. Contesté que me gustaría, pero no pensaba que tuviese nada que decir que fuese a interesar a nadie.

Era la época en que acababa de quedarme en paro y la verdad, solo pensaba en la manera de salir adelante, reorientar mi carrera y buscar un modo de poder “meter la cabeza” en el ambiente de la programación. Con la fecha límite de solo seis meses de prestación por desempleo y el panorama desolador de la crisis económica, no había mucho tiempo de pensar en escribir.

Después, con la programación, llegó la oportunidad de meterme más a fondo y a diario a trabajar con herramientas GNU/Linux y a compartir información, conocimientos y aprendizaje con la comunidad. Llegó a mi vida Twitter y descubrí que todo el mundo tiene cosas que puede contar, el problema solo es encontrar las personas a las cuales les interesa. Mucha gente piensa que Twitter es solo una herramienta de auto promoción o un juguete para adolescentes y freaks. Evidentemente no han entendido nada. Es simplemente una nueva forma de comunicación pero quizá no estén preparados o más bien dispuestos a aceptarlo.

Con la oportunidad de hacerme cargo de #linuxIO ( Gracias Miguel Angel ) llegó para mí la aventura de emprender otro reto y aprender otra manera más de transmitir: en vídeo y en directo. Parecía en un principio que aquello sería divertido pero imposible de llevar a buen puerto y con el tiempo se convirtió por el contrario en una pasión. No puedo explicar lo que he aprendido y cómo disfruto organizando, estudiando y conociendo gente para el programa. Para nadie es un secreto que no soy catedrático, ni administrador de Sistemas ni un comunicador con años de experiencia pero la Comunidad me ha hecho llegar a sentirme cómodo asomándome al mundo y dando la cara por algo en lo que creo.

Sin duda la motivación de que lo que estoy haciendo va más allá de la pura técnica y se enfoca más bien en los ideales de compartir, ayudar y aprender me ha hecho olvidarme de mis propias limitaciones. Yo que estaba acostumbrado a vivir detrás de cámara…nunca lo hubiese dicho.

Poco a poco se fue despertando la curiosidad y adormilando el miedo, pero faltaba un empujón. La esperanza de que alguien te leerá más allá de Twitter y el comentario puntual, confirmación de que alguien, si no te encuentra en su TimeLine, seguirá interesado en saber lo que quieres decir.

Entonces llegó como caido del cielo un Tuit del amigo Dabo en respuesta a un comentario mío.

” @voylinux Ni lo dudes abre un Blog y escribe. Si mañana Twitter decide que ya no te quiere como invitado (lo que somos) sabré dónde leerte

— Dabo (@daboblog) diciembre 6, 2012

Definitivo, puse en marcha la maquinaria y hoy puedes empezar a leer aquí el resultado.

Mis experiencias en Twitter, en #linuxIO y lo que hoy arranco no me han convertido en nada especial. No creo que tenga más ni menos que aportar que cualquier otra persona. Pero sí me han ayudado a perder el miedo, a ser un poco más yo mismo, con la seguridad de que hay gente a la que le interesa saber cómo eres y qué quieres contar. Un poco más libre.

Todo esto me ha vuelto más consciente de la importancia de que cada vez más gente lo haga. Pierde el miedo a contar lo que quieres, comparte, enseña, ayuda y aprende de los demás. Solo así podremos ser libres. Solo colaborando entre nosotros podremos ganar unos grados más de libertad personal y colectiva.

Y ahora el circulo se cierra, y se demuestra que aquella persona que me recomendó escribir, efectivamente me conoce bien. Pero he elegido un Blog para contar todo esto en la época en la que “los Blogs han muerto”, eso dicen los supuestos “Gurús” ¿no es cierto?.Y además a menos de una semana del supuesto fin del mundo. Demasiados finales pronosticados ¿no?.

Yo creo que sí. De momento este artículo queda aquí. Veremos a donde llegamos, veremos a donde nos lleva.

¿Te apuntas a verlo conmigo?.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.