Soñando mediterráneos

Mi niñez jugó poco en sus playas y mis primer amor no creo que duerma escondido tras esas cañas, pero cada vez sueño más mediterráneos. No sé si son ya los diez años pegado a la costa o el eterno efecto de mi deseo de conocer y explorar pero cada vez me siento más pegado a muchas cosas que han movido y mueven sus aguas.

Muy consciente de la influencia que todos vivimos de la omnipresente cultura americana y sin ganas de echarla entera por tierra porque no sería ni justo ni sincero, me imagino cada vez más aventurero e hijo de este mar. Cada vez me apetece más profundizar en lo que me une por herencia y tradición a griegos, romanos o incluso persas. Unas herencias que damos por supuestas pero en las que no arañamos demasiado. Y sin embargo a mí me despiertan últimamente muchas preguntas.

¿Cuanto no he dejado de aprender de cómo vivían los griegos?. Pero de verdad, no solo lo que todos creemos saber o las cuatro cosas de una película que además suele ser norteamericana. ¿Cuanto de mi mismo puedo recuperar aprendiendo de persas, romanos e incluso vikingos?. Tantas y tantas culturas, siglos y siglos de historia, tradición y evolución que parecen abandonados hoy en día mientras todos sabemos de todo acerca de EEUU. ¿Por qué se supone que tengo más en común con un camarero de Nueva York que con un guitarrista de Beirut?.

Uno de mis nuevas obsesiones es esa, pero me pica muy fuerte. Y por suerte tengo unos cuantos amigos que saben bastante del tema. Algunos de ellos incluso tienen una obsesión prima hermana de la mía.

En mi siempre presente deseo de entenderme, que la verdad tampoco es sencillo, quiero aprender y entender el Mediterráneo. Sin desechar por supuesto cultura ni religión alguna en la aventura. Las corrientes que fueron y vinieron, los pueblos que se cruzaron. Sin ser yo muy marinero, que me crié en plena meseta, siento cada vez el Mediterráneo más adentro. Y lo que quiero ahora es dejar que todo ese Mediterráneo fluya.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.