zen

Vuelvo a la carga con el repaso de otro libro de Brad Warner. Después de Hardcore Zen, en este caso he terminado de leer Sit Down and Shut Up, una revisión “en clave Brad Warner” de algunas enseñanzas del Maestro Zen Dogen. Shobogenzo, del Zen de Dogen a Warner Warner hace una lectura comentada de Shobogenzo (Tesoro del verdadero ojo del Dharma), el conjunto de escritos más importantes de Dogen. Brad es Maestro de la Esceula Soto Zen, fundada por el propio Dogen, pero dado que la distancia entre ellos es de nada menos que siete siglos, el maestro punk…

Mucha gente tiene una idea preconcebida sobre lo que espera encontrar si se topa con un Maestro Zen. Por experiencia puedo decir que rara vez, al contrario de lo que se puede imaginar, se tratará de un viejito japonés o una figura extraña hablando de manera super enigmática. Hay de todo, como en botica, pero en general no van por ahí los tiros. Y sin embargo Brad Warner va un paso más allá en lo que es estar lejos de estereotipo que se espera. Hablamos de un tipo bajita de un grupo punk, creador de películas japonesas de monstruos, pero…

La realidad es todo lo que tienes. Pero aquí está el verdadero secreto, el verdadero milagro: es suficiente. — Brad Warner, Hardcore Zen: Punk Rock, Monster Movies and the Truth About Reality Es un clásico que la gente llegue al Zen con una idea muy mística, idealizada o incluso con aires de New Age de lo que espera encontrar. Pero el Zen no le va a dar eso a nadie. Si practicas el Zen, no lo hagas buscando una filosofía que te dote de excusas para dar más vueltas a las cosas e irte por las ramas en tu manera de…

Hace unas semanas escribí una entrada sobre el Budismo Secular. Entonces me quedé con ganas de profundizar más en la obra de Stephen Batchelor, uno de los mayores exponentes de esta corriente. Este fin de semana he terminado de leer Confession of a Buddhist Atheist. En este libro, Batchelor presenta junto a su propio camino desde el monacato en una orden del budismo tibetano hasta el budismo secular, su propuesta para repensar el budismo desde una perspectiva laica, actual y liberada de misticismo. Me ha gustado mucho la sinceridad con la que el autor expresa todo lo que le hacía…

Hoy se usa la palabra Zen para todo: jabones, decoración, batidos, cremas, perfumes, cafés y mucho más. Cualquier cosa que se quiera relacionar con equilibrio, calma, elegante sencillez. Da igual que se trate de cuestiones estéticas, anímicas o artísticas. Todo se sirve del “Zen”. No me parece algo necesariamente malo. Es normal dentro de la lógica del sistema comercial, que se apoya en imágenes para vender un producto que trata de recurrir a ellas para generar sensación de deseo hacia ese objeto. A mí personalmente, como digo, no me parece mal. Soy practicante de Budismo Zen hace nueve años y…