Tareas en el caos

Ser una persona inquieta tiene su parte incómoda. Surgen ideas, proyecto y se acumulan en la cabeza las tareas para poder llevarlos a cabo.

Esto es de por sí complicado por acumulación, pero si además tienes un trabajo por cuenta ajena y eres padre la complicación aumenta de manera exponencial.

No tengo una solución buena, supongo que a todo el mundo le gusta sacar tiempo cada día para hacer las cosas que le gustan y no lo tiene. El tema es como gestionarlo sin caer en la ansiedad ni la frustración.

Por mi manera de ser suelo funcionar a lo bruto cuando me apasiono con algo que quiero aprender o sacar adelante. Por ejemplo, si quiero montar una web para un proyecto personal, soy de sentarme y programar como un animal todo el fin de semana hasta tenerlo listo.

Si me propongo aprender un idioma, mi manera de ser me lleva a escuchar canciones en ese idioma todo el día, leer libros solo de eso. Navegar por páginas de ese tema.

Es decir, actuo a golpe de obsesiones cuando quiero sacar algo adelante.

Y esto la mayoría de veces, no sé si es positivo o no, lo que seguro que no suele ser es posible. Las tareas diarias y las obligaciones no le suelen permitir a uno volcarse fuerte en algo que no sea el puro y duro día a día.

No tengo ni idea de cual es la mejor solución. Quizá simplemente aprender a desechar cosas, o aceptar que todo va a avanzar mucho más despacio de lo que quiero. Pero ninguna de esas soluciones me libra del hecho de los papeles que se acumulan cada día en la cesta de ideas nuevas que se convierten en pendientes.

Quizá otro enfoque sería acometer un solo proyecto a la vez, pero esto si que me agobia, por no hablar de que algunos son a largo plazo y otros a medio y corto.

Lo que seguro no puedo es abandonar mi propia curiosidad y ganas de devorar conocimiento y colaborar con gente apasionante. Tratar de negarlo es matar parte de lo que soy. Me gusta romper y arreglar. Desmontar para aprender la esencia de las cosas y pasar a otra.

Es posible que deba tratar de implementar algún sistema a nivel personal como Kanban para tener una perspectiva clara de lo que estoy haciendo más allá de lo que se mueve en mi cabeza. Quizá sacarlo del cubo ayudaría.

Pero lo que es probable es que solo sea capaz de poner una pequeña cantidad de orden. Quizá la verdadera solución pasa porque no la hay. Es posible que se trate de abrazar el caos y no sentirme incómodo con él. Las circunstacias y mi manera de ser son estas, caos, imprevisibilidad.

Es posible que que haya llegado la hora de sentirme cómodo con hacer mis cosas a pequeñas pinceladas cuando surjan huecos y poder sacar tareas de la manera que convenga según el día y la necesidad.

Quiza mi mundo es caos porque yo soy caos y eso no sea algo tan malo. Quizá solo toca aprender a abrazar el caos.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.