El hombre que desafió a Babel

Esta semana terminé de leer “El hombre que desafió a Babel” y la verdad, tengo sentimientos encontrados. No sobre el Esperanto, sino sobre el libro y la manera en que presenta la figura de Zamenhof.

Para poner en contexto a quien no tenga ni idea de qué hablo, “El hombre que desafió a Babel” es entre otras cosas una biografía del doctor L. Zamenhof, creador del Esperanto. Y digo entre otras cosas porque el libro aprovecha para contar la historia del desarrollo del Esperanto desde su nacimiento, con la vida de Zamenhof como hilo conductor principal.

La obra me interesa, por supuesto, puesto que como esperantista me parece importante conocer el origen y contexto tanto de la creación de la lengua como de su autor. Y sin embargo siento que el libro pasa, en mi opinión, de manera demasiado soslayada por temas de base que parece que debieron ser básicos para entender la creación del Esperanto y la figura de Zamenhof.

Es cierto que en el libro se habla de la idea del homaranismo y de la importancia de esta idea para el doctor, pero creo que se da a entender que si bien Zamenhof tenía ganas de dar a conocer su idea sobre una manera de organizar una sociedad basada en criterios ajenos a la religión o el pais de origen y basados más en la ética y en la mera pertenencia a la raza humana, era para él prioritaria la idea del Esperanto y trataba de no perjudicarlo expresando sus propias creencias. Sin embargo, hay otros escritos y opiniones, además de lo que se destila de la propia esencia del Homaranismo, que afirman que el propio Zamenhof no entendía la una sin la otra y la idea del Esperanto era originalmente una herramienta para lograr alcanzar ese ideal homaranista. Independientemente esto de la auténtica genialidad que llegó a conseguir con la creación de esta lengua.

Sin embargo como comento, creo que se hace poco hincapié o incluso no se cuenta de esta manera en cómo y porqué de las ideas del Homaranismo y la creación del Esperanto como herramienta del mismo y no de la creación de dos proyectos complementarios nacidos de la moral y la mente de la misma persona.

Proyecto este de su lengua sintética que finalmente trascendió más allá de su propia idea y fue y es adoptado en ambientes muy diferentes a los que originalmente imaginó.

En cualquier caso y a pesar de este retrato de Zamenhof en algunos fragmentos demasiado idealizado en la idea de la unión de todos los pueblos a través de la lengua, recomiendo la lectura de la obra porque además de un repaso de su biografía, como digo proporciona también un recorrido muy interesante por el desarrollo y extensión del Esperanto duranto los años de vida de su autor.

Sería interesante saber la percepción de algunos de mis amigos, especialmente esperantistas que haya leido el libro, sobre cómo perciben ellos la manera en que se aborda la figura del Doctor Esperanto en esta biografía.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.