¿Un blog con todo mezclado?

Hoy reía con mi amigo y compañero Pau por la mañana porque me decía:

Después de estos días hablando de Budismo Secular, cultura del esfuerzo e introspecciones, ayer vas y te plantas un post sobre Apache Cordova.

Y la verdad es que tiene razón y además no es la primera vez que me surgen estas dudas. Lo cierto es que no publico demasiado contenido técnico pero últimamente lo hago más. En ocasiones por temas que me apetece tratar y últimamente, cosa que me encanta, porque me pidan que comente alguna cosa concreta en forma de post. A mi me gusta que mi blog hable de mí y yo soy tanto un tema como el otro. Pero entiendo que la opinión de quien lo lee o la costumbre de seguir un blog, no siempre pasan por criterios tan amplios.

Comprendo que en muchos casos, a una persona que le puedan gustar mis explicaciones técnicas, le puede no interesar e incluso incomodar si quiere seguir el blog, que yo me pase varios días hablando sobre mis opiniones acerca del Budismo en la actualidad, la cultura del esfuerzo o mis reflexiones sobre el proceso de decisión. Y por la misma razón, a quien le interesen estos temas más filosóficos pero no sea de perfil técnico, le puede chocar que yo me descuelgue con una explicación técnica sobre el desarrollo de un plugin o aclaraciones sobre una librería de desarrollo para móviles.

Muchas veces he pensado si dividirlo en dos blogs, poner cada cosa en un subdominio de voylinux.com u otras soluciones de este tipo. Pero lo cierto es que no lo tengo claro por varias razones. Entiendo que mucha gente dice que a nivel profesional es una mala idea mezclarlo, pero también me cuesta partir mi vida por la mitad entre quién soy trabajando y quién el resto del día. Básicamente porque soy la misma persona, me comporto igual y hablo de los mismos temas.

Otros en cambio defenderán que el pluriespecialismo produce estas mezclas y que no son nada a deshacer. O como decia hoy Pau: ¿Suponer que tus lectores no quieren mezclarlo o no saben discriminarlo no es subestimar al lector pensando que hay que dejarselo todo tan fácil?. Esto por cierto me recordó una entrada de David.

Cuando hace unos meses le daba vueltas a la idea de volver a dar caña al blog, lo rediseñé y lo tuve montado con Ghost, consulté con varias personas porque me entraron dudas en este sentido.  Algunos de los que consulté en privado son verdaderos profesionales del tema de la comunicación, especialmente online, blogueros de renombre y gente que sabe de márketing. Es curioso porque el consejo de casi todo el mundo era: Decide una o dos temáticas, una periodicidad de publicación y vuelcate en eso. Y si, entiendo que es lo ortodoxo y lo que yo haría si fuese una marca comercial y seguramente si viviese del blog o lo pretendiera como fuente de ingresos.

Sin embargo, lo que me dijeron dos personas en concreto me resonó mucho y me hizo en su día decidirme. Uno fue mi amigo Berni, al que ya mencioné porque me ayudó un montón. Él me dijo que no, que si el blog es personal, se clasifica el contenido y listo, pero que mi persona son todas esas cosas: las que sé, las que aprendo, las decepciones, las reflexiones, los descubrimientos… El otro fue Israel García. Es experto en marketing y además publica un post en su blog cada día y curiosamente es verdad que tampoco habla solo de cosas profesionales. Me encantó el mail con su respuesta. Entre otras cosas me escribió:

Crea tu propio estilo de vida, comunícalo, explica en que consiste y habla de manera prologada, duradera, fiable y consistente durante un par de años (en un mismo blog) verás como funciona.

La verdad es que parece simple, pero lo leo cada vez que entran dudas con estos temas. Mis lectores son pocos, no nos vamos a engañar, pero los asiduos parecen ser gente a la que le gusta esta pluralidad. Siempre estoy abierto a sugerencias y por supesto, a peticiones sobre temas que hayan resultado interesantes y que se puedan ampliar o en los que profundizar.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.