Volver de vacaciones, ¿reinventarse?

Mira que me prometí que no y que me dan por saco los post que dan la tabarra con el tema de que se acaban las vacaciones, que empieza nuevo curso para todos y bla, bla, bla… Pero esto no va de apuntarse a cursos de idiomas, ni de perder peso ni de empezar a hacer deporte.

Yo ya hago deporte, estudio actualmente Esperanto siempre que tengo tiempo y peso … bueno, peso tengo que volver a perder un poco, sí. Pero esto va de otra cosa.

Al final es innegable que de alguna manera, el final de las vacaciones y la vuelta al trabajo marcan el principio y el final de algo. Yo soy bastante partidario, cada vez más, de hacer proceso de auto evaluación cada poco tiempo. Me ayuda a repasarme, ponerme de cara frente a mis ideas, mis princios y objetivos y ver si el desvío es grande antes de que la inercia también lo sea y cueste más girar el timón. Y también, cuando algo no está funcionando en lo personal o en lo profesional soy muy partidario de reinventarse. No sólo cambiar un hábito o tratar de hacer otra cosa, reinventarse. Darle un giro fuerte a lo que no está saliendo bien y convertirse en otra persona, al menos en ese sentido.

En mi experiencia, si lo veo como que soy yo cambiando, los viejos hábitos tiran mucho. Pero si tengo poco apego por la imagen que me he montado y simplemente empiezo a ser otra persona que ya tiene ese hábito, la cosa es mucho más fácil. Igual lo que digo te suena tonto o no encuentras diferencia, pero antes de juzgarlo, ponlo a prueba durante un mes.

Tengo la teoría de que eso que llamamos “fuerza de voluntad” no existe como tal, y mañana o pasado escribiré sobre el tema. Así que olvidate de si la tienes o no para cambiar.

¿Quieres aprender un idioma?, no lo intentes. Sé una persona que estudia idiomas y compórtate como tal. ¿Quieres adelgazar?. No intentes hacer dieta. Sé una persona que se alimenta bien y actua en consecuencia. Y así con todo.

Empieza Septiembre y yo personalmente ya he empezado, tanto en lo laboral como en lo personal a cambiar de piel. Y no, no es que cambie de trabajo. Son grandes cambios. No a simple vista quizá, pero sí de calado y sin duda harán para mí y los mios una diferencia.

A mi me gusta reinventarme, así que Septiembre es un mes tan bueno como otro cualquiera.

Pablo Bernardo
Pablo Bernardo

Hola, soy Pablo. Soy programador frontend, padre, estudiante de zen y otras cosas. Para saber más, lee algunas entradas.